Imagen

Cutreñetas IV

Etiquetas

, ,


IMG_20190217_162215_595.jpg

Anuncios

Tú no puedes opinar

Etiquetas

, , , , , ,


Tú no puedes opinar

Hernando Cosí

Lo siento si te toca de refilón una de mis protestas. No es intencional, pero eres parte del sistema y, por lo tanto, te toca. Te toca acoquinar con las culpas. Sí, ya sé, te he escuchado: ¡no eres culpable! Pero si tú dices que no lo eres y se te escucha, quizá alguien piense que el que es culpable no lo sea. Esa extrapolación es indebida, así que acata. Es peligrosa. Y calla. Porque muchos que sí son culpables se escudarán en tu defensa y eso pondrá en brete mi lucha. Y mi lucha es más importante porque me afecta. No sólo a mí, sino a muchos. La tuya te afecta a ti y, quizá, a los culpables. Así que, en el peor de los casos, empata. No restes visibilidad.

Los llamo culpables, pero soy consciente de que algunos son inocentes. O no. ¿Y qué si lo son? No lo son porque sostienen a los culpables, dándoles apariencia de bienhechores. En el mejor de los casos, tú eres no culpable. Y no es lo mismo. No es lo mismo porque el inocente tiene derecho a defenderse; el no culpable sólo espera su turno para que se muestre su mácula. No restes visibilidad.

¿Hay acaso otra forma de actuar? La pregunta sobra. No es que haya o no otra forma, es que la forma que estoy llevando a cabo es la que debes respetar. Si tu protestas por mis formas, perpetúas el problema. O, quizá, no. De nuevo, ¿acaso importa? Aquí hay una competición para ver quién hace más ruido. Si tu gemido hace eco en mi grito, me molesta. ¿Por qué mejor no esperas a que mi protesta genere un problema que deba ser solucionado? No restes visibilidad ¿Acaso eres un vidente para adivinar que vas a sufrir persecuciones? No restes visibilidad ¿O te molesta demasiado que te engloben en el mismo saco? No restes visibilidad. Porque tu protesta es insignificante al lado de la mía.

Afirmas que tergiverso datos. No es verdad. Tergiverso afirmaciones, lo que es un poco diferente. A los datos nunca me he remitido directamente. Porque hay de sobra. Porque sobran. Si me refutas con ellos, eres de nuevo parte del problema. Porque la verdad y la realidad son dos conceptos muy diferentes. La verdad es objetiva y se sostiene con hechos. La realidad es percibida y yo la estoy generando. Ya veremos cómo adapto la verdad a posteriori. Lo que no puede ser es que te adelantes. Si tengo el apoyo mediático te estás señalando tú solo. Eres un fascista de los datos. Un neopositivista radical. La lectura de tus datos me sobra. No restes visibilidad.

Romance trunco del prisionero

Etiquetas

, , , , , , , ,


La conocía por fotos

de cuando anduve entre rejas.

Quizá yo era de los pocos

que aún tenía su cabeza

para pensar en retozos

sin nuestro Nina, “la Reina”.

 

Cruzábamos agasajos

en nuestras largas endechas

pero venció mi arrebato

a mi ternura y paciencia.

Por exceso de delirio

acusó falta de flema:

 

-Con esos hermosos ojos

¡cómo deben ser tus tetas!

Areolas como galletas,

pezones de malvavisco…

¡quién les diera un buen mordisco

por dar virtud a tus quejas!

Reseñable

Etiquetas

, , , , ,


Límites de la ración humana
Arturo Vidal. 2017. Ed. Plantagenet. 22,50€.

Dos alienígenas de distinta proveniencia discuten sobre la viabilidad de una dieta sana que excluya el abuso de proteínas de la criatura humana. Las posturas de los extraterrestres, que parten de razonamientos contrapuestos, dan lugar a hilarantes absurdos que derivan en conclusiones que no por lógicas resultan menos imprevistas.

Arturo Vidal (“Tú y tú, excluidos“, “Alma matters“) vuelve a demostrar su creatividad y consistencia, manteniendo dos interlocutores coherentes, racionales y, al mismo tiempo, completamente chiflados. Mediante un humor despiadado, en esta obra descuartiza los paradigmas de la alimentación contemporánea y plantea su nueva perspectiva. No dejes que te convenza: tu bebé no tiene una pinta deliciosa.

.
Vidas para-lelas (The blondie’s way)
Betty McCourtney, 2019. Ed. Zarasua. 18€.

Dos rubias explosivas, al final de sus veintes, hacen una apuesta: ¿quién conseguirá un mejor marido que la mantenga? Sin embargo, aunque estas amigas buscan la seguridad económica ante todo, no correrán la misma suerte. La economía no siempre es fácilmente comprensible cuando te alejas de los cosméticos.

Betty desarrolla dos personajes prácticamente idénticos hasta convertirlos en completamente opuestos. Las circunstancias, por encima de la idiosincrasia de cada una, dirigen la vida de ambas rubias. Y todo ello aderezado con el humor simple pero inteligente de la autora de “Cuando Sally se apañó solita (bye, bye Harry)” y “Sin ti, vivo“.

Veganos Vs Ghuls

Etiquetas

, , , , , ,


VeganosVsGhul

Esto es una prueba muy muy muy beta de un juego de rol que estoy desarrollando. Cualquiera es libre de descargarlo y utilizarlo, siempre y cuando no haga uso comercial del mismo ni obtenga un beneficio económico.

Actualmente, las reglas son muy laxas para que cada uno pueda ir modificándolas a su antojo. Cuenta con una pequeñísima sección de antecedentes para ponerlos en situación y 8 páginas de dinámica de juego. Hagan uso indiscriminado de su poder como Pachamama (un Pachamamaster) para probar el alcance de las reglas y encontrar los “bugs” o incongruencias.

Básicamente, espero su retroalimentación para ir haciéndolo cada vez más jugable, más claro y más divertido. Pretendo que, cualquier retroalimentación que sea útil, sea recompensada si el juego llega a establecerse. Al menos, con una mención.

El texto está en un .docx descargable. Libre de virus (según mi antivirus).

 

Profecía

Etiquetas

, , , , , , , , ,


Estaba la profecía y, también, el señor indefenso. El samurái sopesaba desenvainar su nagamaki. Un cuerno graznó.

-Dice que lo mates -prorrumpió un ashigaru.

-Dice que lo perdones -intervino otro.

El cuervo sólo había graznado.