¿Alguien os habló alguna vez de la locura?
Alguien que abandona el camino
y, en un momento de cordura,
mira la senda marcada y visita países lejanos
sin mover sus pies ni siquiera un sólo paso.
 
Quizá prefiráis la senda marcada,
seguir esta sociedad civilizada,
hundiros en el fango del recodo
y arrastraros por el lodo cual gusanos.
 
Eso sí,
ahora decidme compañeros:
¿Quién es el más loco de nosotros:
el que vive su vida libremente sin importarle que le señalen los focos
o el que, agobiado por su vida, tristemente,
intenta controlar la vida de otros?
Anuncios