POR ENCONTRARSE
 
Cambia,
le dijeron,
y cambió su soledad por el vacío.
Socialízate,
decían otros,
y, haciendo caso a sus falsas promesas, volvió.
Durante un tiempo había sido de ellos
pero sus burlas quebraron el itsmo y se perdieron en el mar.
De entre los rstos qeu qeudaron nació una persona ejemplar
y, a aquella isla perdida,
mil islotes le salieron tratándola de imitar.
Por ser los más especiales sólo supieron copiar
los rasgos superficiales
de lo netamente original.
Pero eran suficientes
e hicieron naufragar
a cientos de valientes
que se atrevían a buscar.
Con tanta tierra vacía
una isla más ¿qué investigar?
Y, así, aceptó las propuestas
que querían su regreso
porque entre mentira y mentira
eligió no falsedad,
porque prefirió ser la piedra
en el tazón de metal
porque prefirió ser aquella aguja
a encontrar en el pajar.
Socialízate,
dijeron,
y es que quiso regresar.
Y, así, hasta en las más homogéneas,
hay tierras por explorar
Anuncios