Ruptura

 

Anoche nevaba en mis sueños

y eras tú.

Caía tu llanto de canto

desde el cielo gris-azul

de tus ojos.

Anoche no había luna.

Anoche creí que habían acabado las noches,

que no volvería a sentir las estrellas

brillar con su dulce titilar

y que el implacable sol de acero

(que todo deja a la vista)

no se volvería a ocultar.

 

Pero esta mañana me he levantado

y ningún rayo atravesaba el cristal de mi ventana.

Esta mañana seguía siendo igual que ayer,

tan oscura y vacía.

Esta mañana me he levantado

y he roto a llorar.

Anuncios