Cada vez que digo: alguien a quien le gusten los toros no puede ser inteligente y buena persona a la vez, suena la voz de algún listillo: ¡pues no seré buena persona!
Lo cual me lleva a pensar que quizá estemos sobrevalorando la inteligencia.
Anuncios