Etiquetas

, , , , , , , ,

Yo, que quería quererla querer al precio que fuera,

yo, que hubiera cambiado verano y otoño por infiernos (e, incluso, mi primavera),

que hubiera cambiado mil noches de sueños por velas con ella;

me he revelado piraña cruel y egoísta en aquel pequeño acuario,

me he revelado incendio en sus velas e invierno en sus campos.

Miseria febril y enfermiza, buscando su llanto.

Ella, que prometió  no jurarme jamás un amor eterno,

ella, que prometió desvelar el final previo al final del camino,

que prometió escapar de lo incierto, evadir al destino;

cuando llegado el momento, la noche se le hizo luz y la locura buen tino,

cuando vio el acantilado cerró mis ojos y me prendió la mano.

No se atrevió a gritar a los vientos el tiempo acabado.

Nosotros, dos almas perdidas sin pie ya en la senda

creamos la ley del amor y, ahora, su enmienda.

Anuncios