Etiquetas

, , , , , , ,

Por la razón de no llorar cuarenta veces al día

soy capaz de operarme a pecho abierto,

pero casi sin dolor.

¡Ése es mi privilegio!

Apenas siento el amor.

Bomba metálica.

Sístole, diástole.

Simple mecánica.

Succión y expulsión.

No necesito otra dinámica;

no necesito corazón.

Sin embargo, esta bendición se retuerce en mis entrañas.

No es natural

No es sana.

Ahora que comprendes el modo cómo siento no te extrañes

si te grito que no sé, ya, si quiero que me ames.

Y, al final, sé que no es cierto

[nadie mejor que yo te va a querer

(mejor que yo).

Y nadie peor que yo te va a merecer],

pero el salto al vacío aún me da miedo.

(Y, de cadáveres, está el precipicio lleno).

Anuncios