Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Primero fue un crujido,

inaudible, casi estanco,

y aquel diminuto todo

el espacio fue creando.

Después se forjó un planeta:

aire y agua, cielo y tierra,

y una erupción de fuego

para alear la materia.

Más tarde una lluvia de vida

de más allá de las estrellas;

viables, quiescentes o esporas,

simientes de las bacterias.

Desarrollaron sus lazos

en colaboraciones intensas,

crearon los nuevos gases

en una atmósfera muerta.

Oxígeno que abrasa y quema

las debilidades muestra;

obliga a luchar mano a mano,

obliga a ser más complejas.

Unas que se esconden,

otras se exponen.

Aquellas valientes que luchan

darán lugar a un simbionte.

La célula eucariota ocupa

cuanto puede y está a su alcance.

Seres pluricelulares crea,

triunfadora en este lance.

La diversidad se dispara:

algas, plantas, hongos, mohos,

(sésiles, mas con sus nastias)

protozoos y metazoos.

Hasta aquí evolucionando,

desde acá la historia viva;

permítanme que me mofe, con esto,

de quien buscó mi biografía.

Anuncios