Etiquetas

, , , , , , , , ,

Sigo buscando
en un baile de recuerdos
una boca que besara mi hasta luego.
Sólo queda en mi retina aquel motel
poesía de dos cuerpos;
saliva y fuego.

En la almohada,
a la mañana, no dejaste ni un papel
¡me sorprende no haberme dado cuenta al ver tu espalda!
Tu figura dibujada entre el quicio y el dintel
fue más que suficiente para ti:
una despedida larga.

Quizá sí, ahora que pienso,
sea mejor dejarlo ir y no tenerlo;
me he apoderado de lo mejor de tu amor.
Lo prefiero retener intacto en su esplendor
antes que en mis manos pero enfermo.

Anuncios