Etiquetas

, ,

Aquella mujer excepcional entró en la habitación con aire altivo, con su bolso rubio y pelo bajo el brazo.

¡Ya está! ¡ Maldita sea! Otra vez esa maldita diaflexia que me hace confundir las palabras.

Anuncios