Etiquetas

, , , , , , , , ,

El Chantaje Emocional Inferido (CHEI)

Gabriel Sinoi Iudini1, Claudia Lorena Sánchez Bortolini2

1. Gabriel Sinoi Iudini es doctor en Psicología y Catedrático de Psicología de la Conducta en la Universidad “Mario Vichiussa” de Buenos Aires.

2. Claudia Lorena Sánchez Bortolini es doctora en Psicología y pertenece al grupo de investigación “Psicología Conductual” de la Facultad de Psicología de la Universidad “Mario Vichiussa” de Buenos Aires.

Resumen

EL CHEI o CEI, según diferentes autores, es una estrategia de actuación que se usa con el fin de modificar de una forma poco manifiesta la conducta de un receptor, bajo el pretexto de que éste esta cometiendo una injusticia inespecífica.

Es una estrategia empleada, de manera general, por personas del género femenino con  pretensiones emocionales del tipo que sean, situándose éstas desde el ámbito amoroso al exclusivamente socio-afectivo.

El CHEI consiste en el uso injustificado e implícito de hechos pretéritos, o acciones ya finalizadas, por el emisor que se consideran, dentro del punto de vista del mismo, beneficiosas o positivas para el receptor con el fin de solicitar una conducta semejante o análoga pero en sentido inverso.

El CHEI puede llevar a individuos inexpertos a la tesitura de estar devolviendo de forma continua favores no solicitados y, aún más, ni siquiera positivos desde su parecer, bajo la pretensión de la búsqueda de un equilibrio.

Para combatir el CHEI se han propuesto diferentes estrategias como pueden ser: 1) la metódica ignoración (entiéndase como ignorancia decidida – para más información consultar Sinoi et al., 1998) o 2) la preexcusa o, también llamada, justificación anterior.

La primera estrategia presenta como inconveniente el “desequilibrio discusivo” (que no discursivo), que puede colocar al individuo víctima del CHEI en una débil posición en situaciones recurrentes como puede ser una discusión dentro del ámbito de la pareja. En estas situaciones los individuos han de recurrir a fuertes argumentos lógicos para contrarrestar los presupuestos del CHEI, lo que puede devenir en una inesperada modificación del nivel de la pareja. Nótense que estas problemáticas se reducen al nivel del uso de la contaestrategia CHEI-ignoración dentro de la dinámica de una situación romántica.

La segunda estrategia, la preexcusa o justificación anterior, por el contrario, dota al individuo que la usa de un nuevo armamento en la discusión probable. Esta estrategia, propuesta en un trabajo anterior (Sinoi et al., 1999), consiste a grandes rasgos en la detección temprana de argumentos CHEI y al ejercicio de una táctica de sinceridad manifiesta (ej: “esto no va a hacer que me sienta en deuda, puesto que a mí no me supone un beneficio”). El uso de esta técnica no reduce la probabilidad de discusión (puesto que, como demostramos con anterioridad, la sinceridad manifiesta es metódicamente ignorada u olvidada según conveniencia) pero aporta a la víctima del CHEI un poderoso argumento lógico, por otra parte igualmente inútil en su contexto.

La única estrategia válida en la afrontación de un CHEI es la limpieza de conciencia ante las posibles consecuencias, papel que sí puede ser aportado por la estrategia de preexcusa o de justificación anterior.

Finalmente, el uso del CHEI, aunque mayoritariamente femenino, puede ser aprendido y ejecutado con cierta eficacia por individuos de cualquier raza, edad, sexo y condición, siempre y cuando se consigan aislar los sentimientos de culpabilidad que devienen del uso estratégico del chantaje. Para ello, en el caso presente, resulta válido el uso del pensamiento pro-finalista de que el fin justifica los medios y de que, en suma, la estrategia funciona con un gran porcentaje de éxito frente a individuos inermes en el acto o suposición de la inteligencia emocional.

Bibliografía

– Sinoi, G. (1997) La ignoración: razón y uso de la ignorancia decidida. Ps. conductual, VI (1): 1-36.

– Sinoi, G. (1999) El arte de la sinceridad. Ps. conductual, VII (3): 13-18.

Anuncios