Etiquetas

, ,

Hoy no voy a hablar de amor
hoy no, porque no es momento.
Hoy voy a hablar de la técnica,
de lo científico, de lo crudo y de lo cuerdo.

Hoy voy a hablar de distancia,
pero voy a hablar del metro
y no de dónde te sitúas
que estiro mis dedos y no te encuentro.

Hoy voy a hablar del vacío
pero del vacío neutro:
de la distancia entre el electrón y su núcleo
y no de cómo te entiendo.

Hablaré de incertidumbre,
de la de Heissemberg ¡lo siento!
No diré que no sé si esperarte o correr
ni si toca un te quiero o un lo siento.

Hoy hablaré del azul
pero no del de tus ojos cielo
sino de la difracción de la luz
producto del polvo atmosférico.

Hoy hablaré de las curvas
en cuanto a cóncavo o convexo,
no de aquéllas, precursoras
de lascivos pensamientos.

Hablaré de la saliva ¡amilasa!
de la atracción (G) de los cuerpos,
de estrellas fugaces, los meteoros,
y de serotonina si hablo de sueños.

Hoy hablaría de ti
pero hablaré de lo cierto,
porque es obvio que no te pienso,
porque es lo único que tengo.

Anuncios