Etiquetas

, , , , ,

<<No existen sueños>>. Éstas iban a ser tus últimas palabras antes de partir. Pero no partiste, al contrario, te fuiste entera. Te fuiste como se van los fantasmas: sin dejar rastro, dando virtud a tu aserción. Quizá existieron sueños, pero partieron sin dejar nada de ellos tras de sí. Partieron, pero, paradójicamente, partieron enteros.

Anuncios