Etiquetas

, , , , , , ,

Una corta columna extraída del blog de Hernando Cosí:

 

Visibilizables, Hernando Cosí

Querida Elena, te echo de menos.

-El machismo en el lenguaje es una lacra que debe ser superada activamente- afirmó en el momento en que yo traté de hacerle ver que el plural en español no es masculino ni femenino sino que deviene del uso tradicional del lenguaje y que sobre la que es absurdo legislar porque no lleva una carga anti-feminista implícita. Más bien, le dije, es una cuestión de economía del lenguaje. El machismo existe, insistí, pero no en el lenguaje sino en su uso.

La discusión comenzó porque encontré escrito en una guía destinada a profesores que la arroba, el uso de plurales femeninos y masculinos y otros recursos similares eran útiles prácticos para la generación de un lenguaje no sexista. Yo se la mostré para que percibiera que existe un machismo que quema en los ojos y que queda grabado en quienes viven inmersos en él. La frase era la siguiente “el uso de determinadas herramientas como el plural inclusivo (las alumnas y los alumnos), algunos signos como la barra diagonal (los/las alumnos/alumnas) o de nuevas grafías como la arroba (l@s alumn@s), es necesario ya que permite visibilizar a la mujer”. Cuando comenté la frase a mi amiga entendió mal mi queja y ahondó más en la idiotez de la idea, sin caer en la cuenta de que no sólo no estaba resultando feminista en su defensa sino de un machismo inmensurable:

-¡Pero es que es eso exactamente lo que yo digo siempre! Es que los perros machistas no permiten que se visibilice a la mujer. ¡Y ésta debería ser una lucha de todas las mujeres y hombres!

En ese momento, a pesar de que sentí una especie de remordimiento social inculcado durante estos últimos años, por obligación moral le remití a la definición de la RAE de la palabra visibilizar para que se percatara de que, lo que para ella era un texto que defendía a la mujer, la ninguneaba radicalmente. Al leerla y retomar el texto se ruborizó, primero de vergüenza y, posteriormente, de rabia. Me insultó: me llamó machista, reaccionario, fascista, racista y otra serie de adjetivos que cada vez se iban alejando más del sentido inicial que quería darles. Cualidades negativas, que justificaran su enfado, de forma que acabara yo convertido en el problema. No la he vuelto a ver, aunque espero que estas palabras le lleguen; me gustaría que supiera que no guardo ningún tipo de rencor personal aunque sigo creyendo que su lucha en el campo del lenguaje es más allá de estéril, es dañina. Desde aquí me quiero defender y alzar mi bandera por la igualdad, aunque la gente que me conoce sabe cómo soy y no debería ser necesario visibilizar lo que es visible.

 

 

Para ahorrar visitas al diccionario, que es un texto muy grueso y si se cae en el pie duele:

visibilizar.

1. tr. Hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista, como con los rayos X los cuerpos ocultos, o con el microscopio los microbios.

Anuncios