Etiquetas

, , , ,

Es su chispa inadecuada

y se flagran espontáneas;

creyéndose así más ardientes

crean el caos en su área.

Son productos indigestos

que no merecen trago digno;

no hay forma de compensarlas

¡no alcanzan los algoritmos!

No hay resiliencia posible

cuando se quiebra su rumbo,

no hay tendencia al equilibrio.

Quien las siga dará tumbos.

Su homeostasis de pH desregulada

las convierte en espinas más que en rosas.

Embelesadas en su corrosión, se creen ácidas

pero no pasan de ser unas sosas.

Anuncios