Etiquetas

, , , ,

¿Recuerdas cuando día tras día limabas los barrotes

de mi celda

y en el último instante echaste a correr?

Hiciste mi horizonte un infinito,

yo sólo quería ver la huella que dejabas tras tus pies.

 

Empero, te alejaste grácilmente con tu misión cumplida;

diste por acabado tu trabajo al concederme libertad.

La distancia, el viento, el polvo y otras vidas

desdibujaron tras de ti el nuevo camino.

Me quedé vacío y sin futuro, encerrado tras los muros de mi piel.

 

He vuelto a recoger las limaduras a mi espalda

pensando en forjar para mí una nueva prisión.

Pero ya no sé si echo de menos mis grilletes

o, pauloviano,

quiero encerrarme en la jaula con la esperanza de volverte a ver.

Anuncios