Etiquetas

, , , , , , ,

A los que somos de tierra adentro,

el instinto no nos echa al mar.

A los que somos de tierra adentro,

nos gusta andar, no nadar.

 

A los que somos de tierra adentro,

se nos rompe nuestro hogar

[cuando no tenemos claro

dónde nos lleva el caminar (bis)].

 

Somos exilio ilustrado

de un país cuyo radar

considera anomalía

a quien quiere destacar.

 

Nos hacemos cada vez más cínicos,

más eclécticos y más tristes,

[sabemos que son molinos

(pero) cargamos con la lanza en ristre (bis)].

 

La estaca estaba podrida

y sigue anclada en el altar…

¿si no tiramos ahora,

por cuánto va a perdurar?

 

Es la ley de la palanca,

cuanto más lejos más fuerza habrá;

[tú empújala desde adentro,

yo jalo desde ultramar (bis)].

Anuncios