¿Cuánto más turba

cuanto masturba,

que es como joder en un solo sentido,

que aquello que deja intocado?

Es dueño de la callada quien fuera atacado

por haberse defendido

incluso fuera de su turno.

 

Quien alzara campanas al vuelo

ante la justa defensa,

alegará en vano, y no es sano,

porque el vacío le hará respuesta.

¿Quién en su salvo juicio

buscaría entre los resquicios

de a quien acusa de impericia

la mano que le rascara?

 

Quien, entonces, aparezca a pulir un poco

la defensa hecha a pelo

tendrá ración doble de anonimato,

pues realzará cada letra

que su polución perpetra

dándole brillo con su ornato.

Ante su ariete de ofensas, de silencio harán acopio.

Y se regodearán.

Hay quien ve la paja en el ojo ajeno

y no el bukake en el propio.

Anuncios