Etiquetas

, , , , , , ,

No te calles ahora,

ni nunca.

Mide el alcance de tus palabras,

acata las consecuencias,

pero renuncia al silencio.

¡Que se jodan!

 

Sea, la censura es su mordaza

pero ponle tu logo al pañuelo;

hazte eco en el silencio si es forzado.

Que te callen ellos,

si pueden.

Sí, pueden,

pero en el retumbar de sus cascos

encaja tu letra.

 

Y, al final, si has de caer

que sea como en el chiste:

“-¡piojoso!”,

hasta que te hundas.

Ya pagarán.

Pero, sólo si no te callas ahora.

 

(http://www.elmundotoday.com/2017/04/el-90-de-las-ovejas-en-espana-se-cria-para-fines-sexuales/)

Anuncios