Etiquetas

, , , , ,

Me emociono al ver tus piernas femeninas

mostrándome el principio del camino.

 

Creas una fantasía de receptividad.

De atractivo mágico, de embrujo.

Vislumbro de refilón un muslo, perfilándose entre la media y el borde abierto de tu falda.

La suavidad de su tacto.

El descenso vertical,

hacia arriba hasta tu llaga,

donde espero tus humores más candentes.

 

Las veo en la distancia y la deseo.

La imagino en tu ausencia y me exacerbo.

Si no estás, te recreo en los momentos más sensibles.

Si estás cerca, quiero oír tus vahídos y suspiros.

Quiero sentir tu alteración contra mi pecho.

 

Me enardece el caminar tan estudiado,

la sucesión de los vaivenes con firmeza.

El temblar de tus caderas y tus nalgas,

la fragilidad que imposta tu cintura,

la visión de tu deseo sin tapujo.

 

Y aspiro

a arrasar con las restricciones adheridas

a cada retazo de tu ente femenina.

Reclamo el empaparme en tu vagina

y hacerte vibrar sobre mi sexo.

Quebrar esas ataduras que te anclan.

 

Me emociono al ver tus piernas femeninas.

 

Todo lo demás me lo imagino,

hasta que llega el instante en que te tengo.

 

Anuncios