Etiquetas

, , , , , , , , ,

Estaba la profecía y, también, el señor indefenso. El samurái sopesaba desenvainar su nagamaki. Un cuerno graznó.

-Dice que lo mates -prorrumpió un ashigaru.

-Dice que lo perdones -intervino otro.

El cuervo sólo había graznado.

Anuncios