¡Ay, rosa!

Insípida rosa.

Cada día tan perfecta.

Compuesta de pétalos tallados

con mano de artista

en un laberinto espiral

y quien llega a tu final

no encuentra ninguna arista.

Me aburres, rosa.

 

Me aburres, rosa.

Me aburre tu ritmo intestino,

me aburre saber tu opinión

antes de compartirte el hito;

tu popurrí de perfume redondo

¡y hasta se te puede comer!

Rosa eres tan perfecta

Me quedo con el clavel.

 

Me quedo con el clavel.

No hace gala ni se achanta,

tiene néctar y belleza,

pero sus bordes en greca

y, a quien se atreva a morderlo,

le aguarda regusto a hiel.

 

Anuncios