Etiquetas

, , , ,

Rima I

 

Me invitó a una taza de café frío;

me supo a amor recalentado.

Ni los posos del pasado

supieron guardar sabor.

 

Rima II

 

Si no tienes café,

¿para qué me despiertas?

Yo no vine a buscar ni el sudor de tu piel

ni tus piernas abiertas.

 

Si no tienes café,

no merece la pena.

 

Anuncios