Etiquetas

, , , , , ,

No hay suficientes sendas

de aquí a mi casa

He transitado sin éxito

tantos caminos;

a veces con fortuna de oro,

otras, las más, arrastrado por un sino de barro.

Devolverse al origen, cada vez es más complicado:

las rutas se multiplican

y la meta se desplaza más allá sin moverse.

Vamos haciendo agujeros

en los corazones,

propios e impropios,

a fin de llenar los huecos de nuestros estómagos,

y se van quebrando

una y otra vez

fidelidades eternas,

juradas con pactos de sangre.

La meta se aleja

y queda como referencia ese anhelo

que fluye desde las llagas

del corazón.

Propio e impropio a una.

Quedamos erguidos, al cabo,

aún hay glucosa en nuestras arterias

¡y Oxígeno!

Al menos, un tiempo.

Mientras el horizonte se aleja,

al final,

hasta eso se agota.